• Carlos Agudelo Montoya

"Como una persona arrepintiéndose"

          Hoy en el encuentro con mis estudiantes a través de grupos de Whatsapp, chicos entre once y quince años, compartí la imagen que ven ustedes a continuación y escribí lo siguiente:


Buenos días, espero que estén bien. Hoy vamos a saludarnos a partir de la siguiente actividad: van a observar la imagen que está debajo, escriban su nombre completo y lo que la imagen les hace sentir o lo que piensan al verla.




        De inmediato, en cada grupo comenzaron a hacer comentarios, algunos solo saludaron y colocaron su nombre, pero poco a poco, a medida que les pedí que revisaran la instrucción para la actividad, comenzaron a responder. Fueron llegando mensajes como (los mensajes están trascritos tal cual, sin correcciones):


“Para mí la imagen significa que por medio de facebook nos podemos comunicar”

“Esa imagen muestra una persona confesando y facebook hace público todo lo que está contando entonces se refiere a que en pocas personas se puede confiar porque en cualquier momento lo que le confiaste a esa persona puede hacerlo público”

“Esa imagen me parece que hay que tener fe en Dios ya que la f no siempre es de Facebook sino de fe ya que el señor está diciendo sus pecados”

“lo que la imagen me hace sentir es que una persona en facebook esta publicando algo o diciendo y todo el mundo lo puede escuchar”

“para mi la imágen q hay q tener fe en dios y en nosotros”

“Que esta no es la forma de desahogar sus penas ya que de esta manera otra persona puede aprovecharse de esta situación y hacerle daño”

“yo pienso q hay que confiar en dios en todas las ocasiones difíciles faciles”

“Para mi la imagen que hay q crer en dioa por q dios es muy grandd”

“yo pienso que es como una manera de comunicarnos con Dios”

“Todo lo que uno piensa o dice se vuelve público a través de ese medio”

“Que ya casi no hay privasidad por que todo lo publicamos de varias formas por es medio y casi todo lo asen publico”

“Que ahora creemos en todo lo que hay en las redes sociales”

“Es como una persona arrepintiéndose”

“Es como que el facebook cuenta todos nuestros secretos”

“Creo que es una persona confensándose a través de facebook y facebook dice a las demás personas lo que esta persona dijo”

“La imagen me hace pensar que facebook cuenta nuestros secretos y pensamientos más íntimos”

“La imagen hace pensar que facebook solo cuenta nuestros secretos aunque nosotros no queramos”

“Que cuando este triste no se desahogue en las redes sociales porque uno no sabe quien se puede aprovechar de esta situación”


             Fueron los más pequeños quienes hicieron las alusiones a dios en la imagen, de modo que les pregunté por qué lo hacían si en esta no era evidente que estuviera dios. Algunos identificaron que no era dios, que solo era Facebook. No obstante, otros insistieron que ahí estaba dios, “porque él está en todas partes”.

              El propósito de la actividad no era otro que fortalecer la lectura crítica de imágenes e invitar a una reflexión sobre cómo usamos las redes sociales. Por ello, después de estos comentarios escribí lo siguiente:


Muy bien. Ahora, imaginemos que pueden hablar con esa persona que está arrodillada, ¿qué le dirían después de lo que han analizado de la imagen?


“profe yo le diría que guardar su secreto muy bien que las cosas no se les cuenta a nadie porque hay cosas buenas y cosas malas que pueden hacer mal y el bien”

"No todo hay que decirlo por las redes sociales como dijo xxx porque si es un secreto se supone que no hay que decírselo a nadie más”

“Que cuando este triste no se desahogue en las redes sociales porque uno no sabe quien se puede aprovechar de esta situación”

“Que no todo lo q sentimos, pensamos o hacemos se debe estar publicando”

“No cuentes todos sus secretos en una aplicación donde cualquier perdona puede revisar su perfil y puede robarle etc.”

“Amigo, no le cuentes nada en esa capilla por que tiene un megáfono y puede contar lo que tu estas diciendo si quieres decir algo mejor haslo con una persona yo te puedo escuchar”

“Que la vida no es sólo estar en unas red social y que puede experimentar con más cosas y no solo una red social”

“Que esta no es la forma de des hogar sus penas ya que de esta manera otra persona puede aprovecharse de esta situación y hace le daño”

“Yo le diría que no se desahogue en las redes sociales pues cualquier persona pude utilizar la información que dió en su contra”.

“Yo le diría que lo que sienta o piense se lo guarde para él mismo y no se lo diga a nadie, ya que lo pueden difamar”.

“Que la vida privada es para uno solo, no hay necesidad de andar publicando todo”

“No publiques tu vida en las redes sociales cuídate”


              No pretendo dar consejos ni hacer una reflexión al respecto, creo que cada lector de esto que les comparto podrá sacar sus propias conclusiones, no obstante, quedo con varias preguntas: ¿cuál es el poder que tienen las imágenes y la formación doctrinal?, ¿qué tan cuidadosos somos de lo que compartimos en redes sociales?, ¿Qué imágenes estamos consumiendo? Es claro que vemos lo que estamos formados para ver o lo que somos capaces de resistir y entender, entonces, ¿cuál es el mundo que tenemos en nuestra mente y cuál el que ayudamos a formar en los demás?

         Cuando terminé el encuentro con los chicos les agradecí la participación y los invité a reflexionar y conversar con sus familias lo que discutimos en la sesión. Ahora les extiendo a ustedes esa invitación: ¿qué opinan?


Carlos Agudelo Montoya

14 de mayo de 2020

73 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo