top of page
  • Foto del escritorCarlos Agudelo Montoya

Conocer a Camilleri


La forma del agua

Andrea Camilleri, 1994

Salamandra, 2003

Serie Montalbano


El cuerpo de un político aparece en el lugar menos indicado para conservar de él una buena memoria. Está dentro de un vehículo, semidesnudo, tras tener sexo —en apariencia— poco antes de morir, aunque no fue con una de las prostitutas que suelen trabajar de noche en El Aprisco, una especie de burdel al aire libre. Se vislumbra una investigación interesante, más por el renombre del muerto que por el delito en sí, porque en Vigàta los asesinatos son comunes, al igual que en el resto de Sicilia, por ello es ideal que esté dirigida por un buen investigador, “el comisario era de Catania, se llamaba Salvo Montalbano y, cuando quería entender una cosa, la entendía”.

Como lector desmemoriado que soy necesitaría de la ayuda de este comisario para establecer cómo llegué por primera vez a La forma del agua, aunque descubrí con los años mi gusto por las novelas policíacas, nunca había escuchado hablar del autor, por lo que resulta un misterio de mi memoria saber cómo lo conocí. Quizás compré los libros en alguna promoción después de leer la contraportada. Por otro lado, debo aceptar que tal vez nunca alcance a ser un lector objetivo; en primer lugar, porque la lectura fortalece nuestro pensamiento crítico, y, en segundo lugar, porque los seres humanos nos guiamos por nuestra subjetividad, así nos quieran hacer creer lo contrario. Entonces, cuando hablo o leo novelas policíacas, siempre me dejó llevar por la narración y olvido por completo la parte filosófica de algunas otras obras literarias que me gustan.



La buena novela policíaca lleva al lector, en compañía del protagonista, a resolver un enigma, que en la mayoría de los casos es un asesinato. Tal vez su experiencia como productor y coguionista de una serie dedicada a Maigret, el inspector de las novelas de George Simenon, fue como Andrea Camilleri se enamoró de la novela policíaca, al punto de convertirse en uno de los mejores autores del género de los últimos tiempos.

Mi primera lectura de La forma del agua fue sin prejuicios, por ello guardo desde ese momento una impresión grata, tanto que comencé a buscar otras obras de Camilleri, lastimosamente durante muchos años no llegaron a Colombia nuevas ediciones de sus textos. Camilleri fue un escritor con una gran producción, si bien escribió desde su juventud, solo hasta 1978, con unos 43 años aproximadamente, publicó su primer libro. En 1980 apareció su segunda novela. Tras la que entró en un silencio literario de 12 años. A los 67 años retomó las publicaciones, a un ritmo tal que lo convirtió en lo que llamamos un escritor prolijo. Aunque tardó algunos años más para iniciar con la publicación de sus novelas policíacas, protagonizadas por Salvo Montalbano. Comisario de policía de Vigàta, ciudad imaginaria ubicada en Sicilia.

En total el lector podrá hallar 31 obras de la serie Montalbano, en la que La forma del agua da inicio. Como obra fundadora, La forma del agua es una excelente invitación para conocer a Camilleri, a Sicilia y al grupo de personajes que acompañan al comisario Montalbano. Como novela policíaca es envolvente y divertida. Como obra literaria tiene lo necesario para que un lector exigente perciba la calidad de unos de los mejores autores del género policíaco del cierre del siglo XX e inicios del XXI.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page